El cubano chiste de la puerca

Ahora voy a contar un chiste ‘a la cubana’ Ya se de antemano que habrá personas que se enfaden, pero ya os digo que no hay revolución que valga si no es capaz de enorgullecerse de sus aciertos y reirse de sus desaciertos.

cerdo476

Esta es una granja del estado en una provincia cubana que no viene al cuento, en la que al cuidado de un hombre se cría una piara de puercos y puercas.

Y resulta que un año una de las puercas pare nada más y nada menos que 12 lechones, y a todos ellos los saca adelante.

Visitada la granja por el supervisor municipal, le comenta el porquero el singular evento de una puerca con 12 lechones, evento que rápido enorgullece al supervisor de tal manera que en el primer encuentro con el responsable municipal le da cuenta del mismo.

El supervisor municipal, que casi nunca ha tenido noticias tan sobresalientes que llevar a la reunión provincial de evaluación, llega a la siguiente tan contento y ufano, de forma que cuando le llega el turno de novedades y resultados frente al responsable provincial, relata que en granja de su territorio hay una puerca que ha parido y alimentado nada más ni nada menos que a DOCE lechones.

Y tan sobresaliente resulta el hecho, que en la reunión nacional de evaluación de las explotaciones ganaderas del estado, el responsable provincial cuenta al ministro lo de la portentosa puerca que sacó adelante sus doce lechones, hecho extraordinario del que el ministro toma buena nota.

De tal manera que en la primera ocasión en que el ministro tuvo que despachar con Fidel, no pudo sino relatarle con orgullo representante del bien hacer cubano el cuento de la puerca y sus 12 lechones. A lo que Fidel comentó sonriente: “bien, bien, …esa puerca debería recibir los mejores cuidados y alimentos por el afán que puso

DICHO Y HECHO. Cual si de Ley Fundamental publicada en la Gaceta Oficial se tratara, no tardó ni dos días la orden en llegar a su destino en la granja en cuestión a través del ministro, delegado provincial, delegado municipal, supervisor, y el propio encargado.

Y olvidada (aparentemente) la cuestión, resulta que una vez crecidos y vendidos los lechones, la puerca volvió a preñarse, causando gran ansiedad en el supervisor, que no en el porquero, ante la próxima resolución de la preñez. Hasta que un día de los muchísimos que se pasaba el supervisor por la explotación a preguntar, ya el porquero le confirmó que si, que la puerca había parido. “”BUEEEENO, Y CUANTOS PARIÓ, POR DIOS !! Ahhhh, pues parió 8 lechones.

¿¿¿ OCHO LECHONES NADA MÁS ???? ” gritó el supervisor. ¿Pero cómo eso, si le dimos lo mejor de todo?. Y el porquero, tan tranquilo él, dijo: “psss, una vez 12, otra 8, así son las cosas …”

El caso es que el responsable municipal volvía enormemente angustiado a la reunión de evaluación provincial, pues él bien sabía que el responsable provincial le preguntaría por el asunto. Y efectívamente, nada más llegar fue interrogado por su superior sobre cuántos lechones había parido ‘la puerca de Fidel’. Incapaz de asumir la verdadera dimensión de la catastrofe, el responsable municipal dijo: “Nueve, parió nueve esta vez!!

¿¿¿¿ NUEVEEEEEEEEEE???????” -se preguntó el responsable provincia- “PERO QUE DESASTRE!!!!”

Total, que como era inevitable el encuentro del responsable provincial con el responsable nacional de la cria de puercos, llegó, y el aflijido hombre fué rápidamente interrogado. Y con la misma necesidad de contener la dimensión del desastre, aunque fuera mínimamente, contestó: “Señor, la puerca pario esta vez 10 lechones

¿¿¿¿¿SOLO DIEZ LECHONESSSSSSS?????” – pero qué desastre se dijo el coordinador nacional imaginando ya con verdadero terror el momento de tener que informar al ministro.

Momento que llegó, era obvio, y de qué manera, que según llegó el coordinador nacional de la cría de puercos a la reunión anual de evaluación, a una gran sala aún medio vacía, desde el otro extremo ya veía el gesticular del señor ministro que le reclamaba. Y con paso verdaderamente afligido como quien camina hacia su final, al llegar escuchó la pregunta que tantas veces había ya imaginado en sus pesadillas: “Dígame, señor coordinador, la puerca aquella por la que el pasado año se interesó Fidel, ya habrá parido. ¿Cuántos paió pues?“. Y el coordinador nacional, al que le temblaban hasta las moléculas de su cuerpo, no pudo sino minimizar la magnitud del desastre contestando: “ONCE, SEÑOR MINISTRO. PARIO ONCE ESTA VEZ

La mirada que recibió del ministro le perforó hasta la última molécula temblante de su cuerpo, pero aquél, debiendo guardar las formas en presencia ya de numeroso grupo, fingió despreocupación por el tema. No obstante, y finalizada la reunión ministerial, hubo de despachar novedades con Fidel, habiendo ya decidio previamente que olvidaría al famoso puerco evitando así la incómoda situación.

Y así, bien campechano resultó el despacho de novedades con el líder, quien siempre al finalizar la parte más formal de sus encuentros gustaba de platicar de asuntos más mundanos. Y en esto, que en ese ambiente distendido, y como quien no quiere la cosa e ignora, desde luego, lo que trae la cosa, dijo: “óyeme ministro, ¿recuerdas acaso una puerca de la que me hablaste el pasado año que había parido y alimentado a doce lechones? ¿que fue de ella este año?

El ministro, que si hubiera podido en ese instante se habría intercambiado el trabajo por cualquier custodio, incluso nocturno, pensó que en últimas el pagaría el lechón ‘extra’ de su propio salario, y le contestó con una voz firme que ni él mismo supo de dónde salió: “CAMARADA FIDEL, LA PUERCA VOLVIÓ A PARIR Y ALIMENTAR 12 LECHONES, POR SUPUESTO !!!!

Fidel sonrió con satisfacción mientras movía ligeramente la cabeza arriba y abajo, y entonces dijo: Ministro, vamos a hacer una cosa con los lechones de esa buena puerca. Separemos 8 de ellos para el turismo, y el resto para que coma la población.

 

STOP REVENTAS

STOP-Desahuciospsd

Conocer el origen e historia reciente de una vivienda que tentemos comprarle al banco o a algunas de sus empresas es tan fácil como acudir al Registro de la Propiedad. La mera Nota Simple que ha de incorporarse a la escritura de compra venta ya nos podrá dar una pista al recoger la fecha y titular anterior en la última transacción. Pero accediendo presencialmente, y gratuitamente, al folio correspondiente, podremos conocer su historia.

¿Que de qué voy? Pues de lo ‘fácil’ que es, en este mundo tan deshumanizado e invidualizado, comprar una vivienda en buena oferta cuando quizá poco tiempo antes protagonizaba alguno de los terribles desahucios que para nada deseamos apoyar. Pero es que borrar las relaciones causa-efecto es uno de los grandes logros del sistema. Conseguir que ni siquiera nos percatemos de que la casa que adquirimos se ha levantado sobre ladrillos de injusticia, y que la familia a quien legítimamente corresponde se encuentra en la calle.

A propósito de los efectos que la ‘distancia’ a lo real, de la dilución de la relación causa-efecto en el aparente caos de la sociedad occidental moderna, relato aquí un chiste que conocí de mi padre.

Se pregunta a una ‘honorable’ persona:

  • Oiga, usted sería capaz de matar a alguien por dinero?
  • Pero por Dios, caballero, por quién me ha tomado usted. Matar por dinero, jamássssss
  • ¿Y si yo le diera a usted 1 millón de euros ?
  • Pero señor, no insista usted, que matar por dinero nunca.
  • ¿Y por cien millones de euros?
  • Pero yo le insisto, señor, no es cuestión de dinero, yo no podría dar muerte a una persona, sería incapaz, ni por uno ni por cien.
  • Bueno, ¿y si simplemente apretando un botón se muere un chino en china?
  • Bueeeeeno, en ese caso ………..

Pues eso, ¿y si la casa que estás comprando tiene a su desconocido e inidentificable propietario legítimo, y a su familia, viviendo en la calle?

¿No se podría articular algún sistema desde la sociedad civil para informar de estos extremos?

¿No supondría una muy buena ayuda a la hora de frenar un desahucio que la entidad financiera aventurase ya los problemas que tendría para su posterior venta?

22M – Imputado un neonato por desórdenes públicos y atentado a la autoridad

Tomado de Mater Press. 8 de abril de 2014

Al parecer su madre, durante los disturbios del 22M, fue identificada por la policía mientras se encontraba en los últimos días del embarazo. De acuerdo con los nuevos criterios establecidos por el gobierno del Partido Popular para legislar en contra del aborto, el no nato ostenta la condición de persona a todos los efectos, y por tanto puede ser imputado por los actos en los que consta que ha intervenido.

La madre ha relatado que pocas horas después del parto la policía se personó en el hospital y exigió se procediera a la inmediata inscripción del bebé en la Registro Civil a efectos de poder tramitar su imputación.

La copia del atestado policial, al que la madre ha tenido acceso, relata que “la presencia del no nato es obvia dado que está demostrada la de la madre, que fue debidamente identificada durante los altercados por medio de su documento nacional de identidad“. El citado atestado añade que “el ahora ya nacido, con nombre M.D.C. e inscripción xxxxxx en el Registro Civil de Madrid, al Folio xxx del Tomo xxx, Unidad xx, fue partícipe de las presuntamente delictivas acciones de su madre, A.C.T., resultando imputado por su ‘colaboración necesaria’ en su ejercicio

Al menor, de tan solo unos días de vida, le será designado abogado de oficio para que ejerza su derecho a la defensa. En caso de resultar finalmente condenado, no podrá ser obligado a cumplir la pena que le sea impuesta hasta que alcance la mayoría de edad. No obstante, de ser condenada la madre y llevar con ella al hijo al centro carcelario, el tiempo que permanezca en dicha situación le será reducido de la pena impuesta.

La noticia que acabas de leer es inventada, claro que si. El problema es que en este país, España, cada día que pasa necesitamos menos imaginación para inventar lo increíble.

Ahora es Cuba

MLS_8705

Pablo Neruda

Ahora es Cuba

Y luego fue la sangre y la ceniza.

Después quedaron las palmeras solas.

Cuba, mi amor, te amarraron al potro,
te cortaron la cara,
te apartaron las piernas de oro pálido,
te rompieron el sexo de granada,
te atravesaron con cuchillos,
te dividieron, te quemaron.

Por los valles de la dulzura
bajaron los exterminadores,
y en los altos mogotes la cimera
de tus hijos se perdió en la niebla,
pero allí fueron alcanzados
uno a uno hasta morir,
despedazados en el tormento
sin su tierra tibia de flores
que huía bajo sus plantas.

Cuba, mi amor, qué escalofrío
te sacudió de espuma la espuma,
hasta que te hiciste pureza,
soledad, silencio, espesura,
y los huesitos de tus hijos
se disputaron los cangrejos.