Cinco, que son tres, pero que siguen siendo CINCO

1523077_186627138204557_1303103822_o

Con mucha frecuencia personas de mi entorno en España me preguntan “qué es eso”, o “quienes son esos” refiriéndose a los Cinco Héroes. Y lo cierto es que si bien en el entorno cubano no se precisa más aclaración que continuar la lucha, no encuentro dónde remitirles para que en unos pocos párrafos conozcan de la cuestión.

Digamos que los Cinco son eso, cinco personas pertenecientes a la inteligencia cubana que se infiltraron dentro de los movimientos terroristas anticubanos instalados en EEUU. Fueron detenidos y, como sea que no estaban ‘declarados’ como miembros de la diplomacia cubana, fueron juzgados y condenados como espías.

Aunque todos los asuntos jurídicos son eternamente discutibles, la convicción que muchos tenemos de que la condena que sufren y han sufrido es radicalmente injusta se basa, al menos, en lo siguiente:

1.- Los grupos terroristas anticubanos instalados en EEUU gozaban -y siguen gozando- del amparo implícito (cuando no explícito) de las autoridades norteamericanas. Sus acciones terroristas provocaron numerosas víctimas, siendo el más relevante el derribo de un avión comercial. Por consiguiente, y ante la falta de contención de dichos grupos por parte de las autoridades norteamericanas, el gobierno cubano decidió infiltrar a sus agentes. Y declararlos como personal cubano hubiera supuesto automáticamente su desenmascaramiento ante los propios grupos terroristas.

2.- El juicio se realizó sin las garantías internacionalmente reconocidas para la celebración de un juicio justo al haberlo dejado sometido a la presión mediática anticubana del entorno de MiaMI.

3.- Sin existir razones de índole procesal ni penitenciario, a los cinco condenados se les han denegado sistemáticamente la aplicación de beneficios penitenciarios, se les ha obligad o cumplir condena separados y, fuera ya hasta de la lógica humanitaria, no se han concedidos visados de entrada a EEUU a sus familiares, impidiendo que sean visitados por ellos durante toda su condena.

En la actualidad dos de los cinco antiterroristas se encuentran ya en Cuba después de haber cumplido íntegramente las penas a que fueron condenados.

22M – Imputado un neonato por desórdenes públicos y atentado a la autoridad

Tomado de Mater Press. 8 de abril de 2014

Al parecer su madre, durante los disturbios del 22M, fue identificada por la policía mientras se encontraba en los últimos días del embarazo. De acuerdo con los nuevos criterios establecidos por el gobierno del Partido Popular para legislar en contra del aborto, el no nato ostenta la condición de persona a todos los efectos, y por tanto puede ser imputado por los actos en los que consta que ha intervenido.

La madre ha relatado que pocas horas después del parto la policía se personó en el hospital y exigió se procediera a la inmediata inscripción del bebé en la Registro Civil a efectos de poder tramitar su imputación.

La copia del atestado policial, al que la madre ha tenido acceso, relata que “la presencia del no nato es obvia dado que está demostrada la de la madre, que fue debidamente identificada durante los altercados por medio de su documento nacional de identidad“. El citado atestado añade que “el ahora ya nacido, con nombre M.D.C. e inscripción xxxxxx en el Registro Civil de Madrid, al Folio xxx del Tomo xxx, Unidad xx, fue partícipe de las presuntamente delictivas acciones de su madre, A.C.T., resultando imputado por su ‘colaboración necesaria’ en su ejercicio

Al menor, de tan solo unos días de vida, le será designado abogado de oficio para que ejerza su derecho a la defensa. En caso de resultar finalmente condenado, no podrá ser obligado a cumplir la pena que le sea impuesta hasta que alcance la mayoría de edad. No obstante, de ser condenada la madre y llevar con ella al hijo al centro carcelario, el tiempo que permanezca en dicha situación le será reducido de la pena impuesta.

La noticia que acabas de leer es inventada, claro que si. El problema es que en este país, España, cada día que pasa necesitamos menos imaginación para inventar lo increíble.